Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

14 ene 2018

Alopecia frontal fibrosante

Francisco
Dermatología

  • La alopecia frontal fibrosante es una enfermedad en la que el cabello se pierde y se sustituye por una cicatriz. Es el tipo de alopecia más frecuente en la población y afecta principalmente a las mujeres después de la menopausia, aunque también puede afectar a mujeres más jóvenes y  a varones. La perdida de pelo es llamativa, ya que afecta a la primera línea del cuero cabelludo, produciendo un retroceso del nacimiento del pelo y dejando la frente y las patillas más despejadas. Además puede acompañarse de pérdida de pelo de las cejas.
  • El diagnóstico precoz de esta enfermedad es esencial para evitar su progresión y mejorar su pronóstico a largo plazo. La causa es desconocida en la actualidad. No obstante se cree que determinados factores autoinmunes y un posible disbalance pueden estar implicados en su aparición.
  • El paciente no suele presentar síntomas asociados, aunque puede aparecer picor en la fase activa de la enfermedad. El curso tiende a ser crónico, con fases de empeoramiento y tiende a estabilizarse con el tiempo, sin llegar a producir una alopecia completa.
  • El diagnostico se realiza con la exploración del paciente aunque en ocasiones en necesario efectuar una biopsia cutánea de confirmación. Es importante solicitar un análisis de sangre con perfil tiroideo, ya que se han observado una mayor proporción de hipotiroidismo que en la población general.
  •  El tratamiento de alopecia fribrosante es complejo y no existe un fármaco que sea efectivo para todos los pacientes. Hay múltiples estudios en la actualidad. Dentro de las opciones disponibles están:
    • Corticoides intralesionales o tópicos asociados a antiandrogenos son los que han demostrado mayor eficacia.
    • Se han empleado también inmunosupresores, corticoides orales y antipalúdicos.
    • Lo importante es estabilizar el proceso e impedir la progresión de la enfermedad.
    • Por último, el trasplante capilar es una opción de tratamiento. Es necesario realizar una adecuada selección del paciente por parte de dermatólogos expertos, para asegurar que el trasplante es factible y para seleccionar el mejor momento para su realización. De lo contrario, el cabello trasplantado se perderá a los pocos meses de realizarse la cirugía.