Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Blog

18 oct 2020

Relación entre la obesidad y la piel

Francisco
Dermatología

Es muy probable que al empezar a leer este artículo muchos se pregunten cómo es posible que pueda existir una relación entre el exceso de peso y ciertas enfermedades de la piel como la conocida psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica que también puede afectar a otros órganos de una forma directa o indirecta, como las articulaciones, el hígado, el riñón, el sistema cardiovascular…

Las asociaciones más recientes de psoriasis y obesidad constatan un mayor riesgo de aparición de aquella con el sobrepeso, así como más probabilidades de padecer artritis psoriásica y mayor riesgo cardiovascular en los pacientes. La obesidad tiene pues un impacto muy negativo en la psoriasis.

A mayor peso del paciente, mayor tendencia a padecer psoriasis y, además, de forma severa. Existen múltiples estudios que relacionan el peso con una manifestación más grave. Por el contrario, si un paciente vuelve a los kilos normales para su estatura, la psoriasis tiende a mejorar hasta en un 25% únicamente con esta medida.

Antes se pensaba que la obesidad era simplemente la acumulación de tejido graso, pero actualmente sabemos que es una enfermedad crónica que predispone a la aparición de otras. El tejido adiposo, especialmente el abdominal, también lo hace a la aparición de patologías cardiovasculares. Se produce un estado proinflamatorio en el paciente afectado, lo que se denomina síndrome metabólico que consiste en que los pacientes que lo padecen suelen tener sobrepeso u obesidad, hipertensión, triglicéridos elevados y diabetes. Por eso es tan importante mantener una dieta sana y un peso adecuado.

Aunque existe una predisposición genética a padecerla, es una enfermedad que se puede manifestar en todas las razas y a cualquier edad, no es contagiosa y aunque su curso es crónico, sabemos que un estilo de vida sano, con una alimentación sana, ejercicio frecuente y evitar tóxicos como el tabaco o el alcohol la mejoran ostensiblemente.

Afortunadamente, se dispone de muchos fármacos para atajarla y en los últimos años han surgido nuevos tratamientos que nos permiten abordar de una forma muy eficaz la enfermedad en nuestros pacientes.